Cómo hacer tu vivienda más sostenible

Desde hace años la sostenibilidad es algo que está más a la orden del día que nunca, y es que la preocupación por el medio ambiente y nuestro fuerte impacto a lo largo de las últimas décadas ha hecho que muchos ámbitos hayan puesto el foco en buscar soluciones.

Y por supuesto la arquitectura no podía ser menos, ya son muchos los profesionales que se acogen a la arquitectura verde como forma de trabajo. Los edificios son los responsables de casi la mitad de la energía que se consume en el mundo, así como de la emisión del 40% de gases de efecto invernadero. La sostenibilidad no reside únicamente en la construcción si no que a posteriori se pueden mejorar muchos aspectos de nuestro hogar, incluso pequeños gestos individuales marcarán la diferencia para tener una vivienda más sostenible.

mano con planta en pintura verde

Si comienzas la construcción de tu casa de cero te será más fácil planificar y asegurar las bases de una vivienda eficiente y sostenible pero si tu hogar es de construcción antigua podrás incluirlo en tus próximas reformas. ¿Cómo? 

Elección de los materiales para una vivienda más sostenible

Antiguamente se utilizaban los materiales que estaban de moda, que eran más baratos o que por estética gustaban al dueño. Muchos de ellos no son nada ecológicos ni saludables como el aluminio, el cemento, el plomo, ciertos compuestos químicos utilizados en mezclas de construcción, etc.

Si vas a hacer una reforma del hogar elige materiales que puedan tener una segunda vida o que su huella de carbono sea baja: madera, acero, fibras naturales como la de celulosa reciclada, tableros de OSB, mortero de cal, pinturas ecológicas…

materiales decoración

El aislamiento es fundamental

Es uno de los factores determinantes a la hora de mantener una temperatura estable dentro de la vivienda. Un buen aislamiento permitirá que tanto el calor como el frío, según la estación, no se pierdan. Haciendo que el consumo de los aparatos térmicos descienda. 

Refuerzo en paredes y suelos 

En sintonía con el apartado anterior, otro factor importante en el aprovechamiento de las energías destinadas a enfriar o calentar es el grosor de paredes y suelo. Si tu casa no dispone de cámaras de aislamiento se puede añadir un tabique sobre la pared de fachada e incrementar el grosor del suelo. Con un aislante de unos milímetros bastará para ayudar a aislar. 

El cristal sin pasarse

Si bien es uno de los elementos que más deseamos en nuestras casas por el aporte de luz que permite el cristal puede ser un elemento fatal en zonas de mucho sol y calor en los meses de verano, haciendo que las viviendas se sobrecalienten y haciendo que se precise de sistemas de refrigeración en constante funcionamiento. 

Ventana con reflejo del sol

Energías renovables 

Ni que decir tiene que el uso de energías renovables es a día de hoy a lo que todos deberíamos aspirar para tener una vivienda más sostenible. La aerotermia, geotermia, la energía termodinámica y fotovoltaica, la biomasa son las principales para poder llegar a conseguir viviendas autosuficientes y con un impacto medioambiental mucho menor.

Jardines verticales y en cubiertas

Lo que se consigue incluyendo jardines verticales o en las azoteas es el llamado efecto bodega. Son excelentes aislantes, ayudan a canalizar el agua de forma más sostenida, aumentan la vida útil de la membrana del tejado pues evita la contracción y expansión de la misma por cambios de temperatura, además de, por supuesto, incluir vida y ayudar a la biodiversidad dentro de las zonas urbanas. 

casa con jardín vertical

Consumo más consciente

Nuestros abuelos eran maestros en el arte de reutilizar, buscaban el aprovechamiento hasta sus últimas consecuencias. Si bien la era de consumo nos ha llevado a ver todo como algo de usar la situación climática nos recuerda que hemos de ser más como nuestros abuelos. 

Mejor invertir en elementos para el hogar de calidad. Un buen sofá, buenos muebles que se adapten a nuestras necesidades y no tantas cosas con vidas útiles cortas y con un bajo precio pero alto impacto medioambiental. 

Domótica para conseguir comodidad y eficiencia

La domótica es un sistema inteligente para un uso más racional y eficiente de la energía. Su control a distancia te permite seguir con tu ritmo cotidiano pero tener la información de lo que pasa en tu casa a golpe de clic: picos de tensión, un fallo eléctrico, inundaciones, movimiento en el perímetro de la vivienda… La automatización de las tareas y el uso de luces led permite un ahorro de hasta un 70% frente a viviendas convencionales. 

Electrodomésticos A+++

Si la domótica no es lo tuyo por lo menos asegúrate de invertir en luces y electrodomésticos eficientes. El desembolso inicial será mayor pero supondrá un ahorro en tu factura anual muy notable. Siempre busca electrodomésticos con el distintivo A+, A++ o A+++.  

Cuidado con el stand by 

Esa pantalla de ordenador que se queda suspendida, la Play Station en reposo hasta la próxima partida, el pilotito de la tv cuando está apagada, la caldera de agua… ¿Sabes que estos pequeñísimos detalles suponen entre un 14 – 20% de la factura de la luz? El stand by parece inofensivo pero puede suponer un gran gasto energético. ¿Lo mejor? Usa regletas para desconectar por completo el flujo de energía. 

Agua, un bien preciado

Parece que la energía (tanto en forma de calor o frío como eléctrica) ocupa un espacio importante a la hora de pensar en un hogar sostenible, pero el agua es otro de los elementos que, si bien no encarecen tanto nuestro gasto, supone un bien preciado y que debemos preservar con nuestros pequeños gestos. Duchas cortas en vez de baños, cerrar el grifo mientras enjabonas tus manos, revisa posibles fugas, aireadores en los grifos para un ahorro en el consumo de hasta un 50%… Pequeñas pautas en tu rutina diaria que notarás en tu factura y el planeta te agradecerá. 

alimentos sin bolsas de plástico

Siempre productos locales o de cercanía 

Además de apoyar al comercio local y ayudar a nuestros pueblos y barrios a mantener su comercio reducimos enormemente la huella de carbono y evitamos el impacto del transporte entre otros. 

Algunos puntos necesitan de la intervención de arquitectos y profesionales en la materia sin embargo otros puedes ponerlos en práctica ¡desde hoy mismo! Así conseguirás tener una vivienda más sostenible que contribuye a tu bienestar y al del planeta. 

No obstante, si buscas asesoramiento para hacer de tu casa una vivienda más sostenible no dudes en llamarnos al 943791503 y nuestro equipo de expertos se pondrá manos a la obra para ayudarte a conseguirlo.