Un teletrabajo saludable

Parecía que España se encontraba a la cola del teletrabajo en comparación con el resto de países europeos, y que muchas empresas desconfiaban de su eficacia. Y de repente llega el coronavirus y, sin comerlo ni beberlo, nos encontramos todos confinados en nuestras casas con la obligación de teletrabajar. Un teletrabajo forzoso pero aquí estamos, lidiando con este reto diario de sacar el trabajo desde nuestros hogares y enfrentándonos a las ventajas e inconvenientes que esto nos produce. ¿Quieres saber cuáles son y como mejorar el teletrabajo en tu casa? Sigue leyendo porque te damos las claves para un teletrabajo más saludable y eficaz.



Estar en cuarentena por coronavirus y teletrabajar se ha convertido en todo un privilegio. No todos los trabajos lo permiten y por ello, en muchas empresas están despidiendo a gente para hacer frente a esta situación. Si eres de los afortunados que puedes salvar tu empleo realizando tus funciones desde casa estate atento para no cometer los errores más comunes del teletrabajo.


5 ERRORES COMUNES DEL TELETRABAJO EN CASA

Parece que teletrabajar en casa es tan sencillo como levantarse y encender el ordenador, sin atascos para llegar a la oficina, sin prisas y sin lavarse si quiera la cara. ¿Para qué? Si nadie va a verte… Pero se cometen muchos errores que pueden afectar a nuestro rendimiento y pueden ocasionarnos, incluso, problemas de salud tanto física como mental. Aquí algunos de los errores más comunes del teletrabajo:

  • Trabajar en pijama: Es tentador y cómodo pero no resulta efectivo ya que, según los expertos, ducharse y cambiarse de ropa ayuda al cuerpo y a la mente a mecanizar una nueva tarea. Si trabajamos con la misma ropa que con la que dormimos nuestra mente no hace el cambio y se encuentra en un estado de descanso permanente. Es bueno generar una rutina de aseo y cambio de ropa para ayudar a nuestra mente a diferenciar los momentos del día.


  • Multitarea: En el primer momento que pensamos en la posibilidad de teletrabajar nos viene a la cabeza la posibilidad de hacer todas esas tareas que durante la semana no abarcamos. Poner la lavadora, regar las plantas, preparar un guiso mientras trabajamos…pero, ¿esto es saludable? La realidad es que no. La multitarea distrae nuestra atención y hace que nuestro trabajo no sea efectivo. Tardamos una media de 10 minutos en volver a concentrarnos después de cada interrupción, según un estudio de la Universidad de California. Por ello, si tenemos una jornada con constantes actividades simultáneas lo más probable es que estemos desperdiciando una gran parte de la misma. Por ello, lo recomendable es centrarse en una sola tarea y cambiar, solo, cuando la hayamos terminado.


  • No fijarse horarios de teletrabajo: Una de las primeras sensaciones cuando nos enfrentamos al teletrabajo es la de tener todo el día para ello, sin presiones, sin horarios marcados…y al cabo de unos días nos encontramos que nos pasamos todo el día trabajando sin tiempo para el ocio o el descanso. ¿Se trabaja más con el teletrabajo? Lo cierto es que, con una mala organización del tiempo, sí se pasa más tiempo trabajando desde casa que acudiendo a la oficina. Para evitar esto lo mejor es hacerte una rutina y respetar sus horarios.


  • No contar con las herramientas de trabajo adecuadas: Para que nuestro teletrabajo sea efectivo deberemos contar con las mismas herramientas de las que disponemos en la oficina. Un buen ordenador, buena conexión a internet, un elevador de la pantalla para mantener la correcta posición de la espalda y el cuello, una buena silla…Si prevemos que vamos a pasar una larga temporada teletrabajando lo mejor será invertir en estas herramientas para que nuestro trabajo sea eficiente y no perjudique nuestra salud.
  • No mantener el contacto con tus compañeros: Somos seres sociales y, aunque al principio te parezca positivo no ver la cara de alguno de la oficina con el que no tienes muy buena relación, a la larga, la soledad puede pasar factura. Tanto si tu trabajo es colaborativo como si no, intenta establecer reuniones telefónicas o por vídeo-conferencia con tus compañeros y comparte la experiencia y las tareas. De esta manera tu cerebro sentirá que se encuentra en compañía y ayudará mucho, tanto a tu salud mental como a la eficacia de tu trabajo.


5 CONSEJOS PARA UN TELETRABAJO SALUDABLE

Ya conociendo cuales son los errores comunes del teletrabajo y cómo evitarlo, vamos a ver ahora 5 consejos adicionales que harán que nuestra jornada de teletrabajo sea más eficaz y saludable.

  • Un único lugar para trabajar: Para ayudar a nuestro cerebro a entender que estamos trabajando, cuando no podemos salir de casa, deberemos indicarle un lugar específico para ello. Aunque vivamos en un piso pequeño y no dispongamos de diferentes habitaciones para separar nuestras tareas deberemos buscar un espacio que utilizaremos siempre y, en la medida de lo posible, únicamente, para trabajar. Ya sea un rincón en la sala, en la cocina o la terraza. Que siempre sea el mismo y esté bien diferenciado de la zona de descanso. Así solo con acudir a ese espacio le diremos a nuestro cuerpo qué tarea nos disponemos a realizar y será más orgánica la concentración.
  • Comunica que estas en jornada laboral: Esta es una de las cosas más difíciles pero más necesarias. A pesar de encontrarte en casa deberemos comunicar a nuestros compañeros de vivienda o hijos que estamos en el momento de trabajar y que por ello no debemos ser molestados. Esta tarea puede ser complicada, sobre todo con niños pequeños aburridos sin salir del hogar, pero muy necesaria porque favorecerá nuestra concentración y hará que nuestra jornada sea más productiva. Establece con tus hijos rutinas de trabajo. Haz que ellos también realicen sus tareas a la vez que tu estás trabajando y así todos os encontraréis en un momento para el desarrollo.


  • Diferentes herramientas para el trabajo y el ocio: Al igual que debemos asegurar que disponemos de las herramientas necesarias para realizar nuestro trabajo también debemos separar las del trabajo de las del ocio. Por ello, mientras dure el teletrabajo será bueno tener un único ordenador para trabajar y otras tecnologías (tablet, móvil) para el resto de actividades. Por muy cómodo que pueda resultar conectarse a la pantalla de la TV para hacer tu trabajo, si es la misma que posteriormente utilizaremos para ver una película y disfrutar de un momento de descanso, no es recomendable.
  • Cuida el espacio de trabajo: El espacio de teletrabajo será el lugar donde pasarás unas 8 o 9 horas al día durante el tiempo de confinamiento así que mímalo. Te recomendamos que elijas una zona con paredes de color claro (puedes ver más información sobre la importancia del color de la pared en este artículo) Mejor un lugar con luz natural que artificial y haz coincidir las horas de luz con tu jornada laboral para no forzar mucho la vista. Elige o compra una silla adecuada, que pueda ajustarse a tus necesidades, y mantén el orden en el espacio de trabajo. Verás como cuidando estos detalles podrás vivir una jornada de teletrabajo más eficiente y saludable.


  • Apaga el ordenador al terminar la jornada: Para evitar la hiperconexión que nos puede provocar el teletrabajo es necesario establecer y respetar unas rutinas y unos horarios que nos ayuden a separar los momentos del día. El simple acto de apagar el ordenador nos dice que hemos terminado por hoy y que todo lo que ocurra a partir de entonces podrá ser enfrentado al día siguiente. Es importante entender que teletrabajar no es sinónimo de estar conectado todo el día y tener que responder siempre a los emails. El hecho de tener acceso a eso desde nuestras casas no justifica que tengamos que hacerlo en todo momento. Por ello, márcate los objetivos del día y el horario para conseguirlos y, pasado ese tiempo apaga y desconecta. ¡Mañana será otro día!


Esperamos que estos consejos te ayuden a tener una cuarentena más llevadera y que el teletrabajo sea saludable y de calidad. Conseguiremos salir de esta situación así que intentemos que los efectos secundarios de la misma no sean peores que los del propio virus.

Animo eta ondo segi!