Cómo elegir un buen sofá

Elegir un sofá es una decisión mucho más importante de lo que puede parecer en un principio. Sí, un sofá es un “asiento para más de una persona, con brazos y respaldo, cómodo y generalmente mullido.” (o esto es lo que dice la RAE). Es un mueble que todos tenemos en nuestro salón. Pero es mucho más que eso. Por eso elegir un sofá de calidad para tu salón es clave.

TU SOFÁ ES MUCHO MÁS QUE UN SOFÁ

Foto de Ketut Subiyanto en Pexels

Piensa en la de cosas que has vivido en tu sofá. Ha sido una butaca de cine, un diván para sesiones de terapia improvisada, una colchoneta para momentos de locura infantil… 

El salón es el lugar de casa donde más tiempo pasamos, el espacio más versatil de nuestra casa y nuestra carta de presentación cuando vienen invitados a visitarnos. Y el sofá es, sin duda, el rey del salón.

Nuestro sofá tiene que adaptarse a los diferentes usos que le damos: ocio, relax, momentos de trabajo, comidas, reuniones con amigos, el tiempo en familia, citas románticas …

Así que elegir un sofá no es algo que debas hacer a la ligera, porque se va a convertir en el escenario de mil y un momentos en tu día a día. Entonces…

¿CÓMO ELEGIR UN BUEN SOFÁ DE CALIDAD?

A la hora de elegir un sofá nuevo hay tres preguntas básicas a las que tienes que responder: cuáles son las medidas de tu salón, cómo es su distribución y, aunque pueda parecer obvio, cuántas personas lo van a utilizar a diario. 

Una vez resueltas estas preguntas básicas, te damos unos tips para ayudarte a elegir un sofá que te acompañe durante muchos años.

¿Cómo saber si el sofá que elegimos es «de calidad»? 

  • Comprueba que tiene una buena estructura: de madera maciza o metálica. Esto no solo te asegurará que el sofá resistirá el paso del tiempo sino que una buena estructura también ayuda en la comodidad.
  • Tu sofá puede tener o bien un sistema de cinchas o de muelles en zig-zag para aguantar los cojines. Sea uno u otro sistema, debería contar con un mínimo de cinco tiras paralelas por cinco perpendiculares por cada asiento.
  • Una buena manera de saber cómo de resistente es el sofá es mirar sus patas. Que las patas formen parte de la estructura del sofá es una buena señal, ya que las que son atornillables se van aflojando con el tiempo. 
  • Otro factor que va a determinar la resistencia de un sofá es la transpirabilidad. Para ello, la tapicería es básica. Cuanto más transpirable, mejor.

Pero no todo es la funcionalidad a largo plazo…si hay algo de verdad importante en tu sofá es su comodidad. 

CLAVES PARA SABER SI UN SOFÁ ES CÓMODO

  • El truco está en las caderas. Al sentarte, tus caderas no deberían quedar más hundidas que las rodillas.
  • Cuida tu zona lumbar. Colocándote con la espalda apoyada en el respaldo, tus riñones deben quedar protegidos, y tu cuerpo no debería deslizarse hacia abajo (créenos, evitaras muchísimos problemas de espalda).
  • Al apoyar la espalda contra el respaldo del sofá debes poder apoyar los pies en el suelo.
  • El borde del asiento no debería presionarte la parte posterior de la rodilla.
  • No olvides fijarte en el reposabrazos: tiene que quedarte a la altura del codo, no más abajo.
Chase Longe decolor gris exposición en una tienda
Chaise longe de Garcia Confort

Una vez tenido todo esto en cuenta…estás listo para elegir tu sofá. Y recuerda que la vida media de un sofá de calidad es de 15 años, así que si tu sofá ya ha superado la adolescencia… es hora de poner estos consejos en práctica 😉 

Pero no te preocupes, en Amuebladora Mondragonesa tenemos expertos que pueden ayudarte y orientarte durante esta decisión. En Sofa Leku tenemos un sofá para ti y recuerda: que no te engañen porque comprar sofás baratos y de calidad, es posible.

No dudes en venir a visitarnos a la calle Zigarrola 1, en Arrasate (Gipuzkoa) y estaremos encantados de asesorarte.