El color de la pared

Gran parte de nuestra vida la pasamos entre cuatro paredes y no le damos la suficiente importancia a su color. Hoy escribimos acerca del color de la pared y veremos algunas claves para elegirlo de manera inteligente.

Pintar la casa, pintar la oficina o elegir el color de los muebles puede ser todo un dilema si nos paramos a pensar en la finalidad de ese espacio y en cómo queremos que nos haga sentir. Porque es sabido que los colores influyen directamente sobre nuestras emociones así que no debemos pasar por alto su efecto a la hora de elegirlos para pintar las paredes de nuestros ambientes más frecuentes.

Pero, ¿Cómo saber qué color de la pared necesita mi hogar?


Dormitorio de Banak Importa Arrasate

La pregunta es sencilla: ¿Cómo quiero sentirme en mi propia casa? Y en base a ello deberás elegir los colores adecuados. Por supuesto, no solo los efectos emocionales del color serán los únicos que influyan a la hora de elegir el color de las paredes de mi casa sino que el propio gusto de cada persona tendrá que acompañarlo para que definitivamente nos sintamos a gusto en nuestros hogares.

Veamos primero cómo nos hacen sentir los colores y así estaremos más cerca de elegir los que más nos interesen:


BLANCO

El blanco es el color de la calma y la tranquilidad. Aporta frescura, luz y amplitud. Es perfecto si lo que buscamos es una sala donde poder concentrarnos y estar tranquilos. Además que hace destacar mucho los elementos que incluyamos en ella dándoles todo el protagonismo.


estudio de Banak Importa Arrasate

VERDE

La sensación que aporta el verde dependerá de su intensidad. Para espacios pequeños es recomendable hacer uso del verde suave y para espacios más grandes se podrán utilizar las gamas más oscuras. El verde es el color de la naturaleza y, simbólicamente, de la esperanza. Representa el equilibrio y la armonía y genera mucha tranquilidad, confianza y bienestar.


AZUL

El azul es el color de la paz y la relajación tanto mental como física. Es un color perfecto para generar dialogo y evitar el conflicto. Por ello es muy recomendable utilizarlo en salas de ocio, como podría ser el salón o una habitación de juegos y no es del todo adecuado para un despacho u oficina donde se fomente la concentración.


Dormitorio de Dekoraleku

AMARILLO

El amarillo es el color de la energía. Es un color que te mueve a la acción y al optimismo. Perfecto para zonas de la casa donde queramos mostrarnos activos. También es muy utilizado en habitaciones juveniles ya que aporta diversión y alegría. Si te encuentras en un momento de tu vida algo triste o melancólico, cambia el color de las paredes de tu casa por el amarillo y espera a ver los resultados.


ROJO

El rojo es un color increíble pero hay que usarlo con cuidado en la decoración del hogar ya que puede despertarnos sentimientos agresivos y estresantes. Es el color de la pasión y la fuerza física. También genera hambre por lo que no sería un color muy recomendable para las paredes de un dormitorio. Se suele utilizar en paredes de pasillos o sitios donde se está en continuo movimiento como en gimnasios.


Pared roja en pasillo

ROSA

El rosa no es un color primario y su mezcla nos combina la pasión del rojo con la tranquilidad del blanco lo que nos lleva a un color que nos despierta sentimientos amables, suaves y profundos. En función de su intensidad podrá llevarnos más a la calma, como pasaría con un rosa palo perfecto para un dormitorio o sala de estar, o despertarnos vitalidad si la tonalidad es más fucsia, coral o cereza.


MARRÓN

El marrón es el color de la seguridad y la abundancia. Pintar las paredes de una sala de color marrón nos llevará a una sensación de equilibrio, comodidad y seguridad. También se dice que es un color que ayuda a la digestión por ello es muy apropiado para salones y/o comedores donde el alimento esté presente. El marrón, aparte, es un color que casa con muchas otras tonalidades por lo que será cómodo usarlo y combinarlo con muebles y elementos de otros colores variados.


Sofá en sala de estar de Famaliving Durango

Una vez conociendo cómo los colores pueden afectar en nuestras emociones será muy adecuado elegirlos con inteligencia para pintar las paredes de nuestro hogar. Nuestra recomendación es hacer uso de los colores con inteligencia, no abusar de los tonos oscuros, jugar más con las gamas más cálidas pero romper esta armonía con elementos que destaquen y nos hagan sentir vivos.

Para elegir correctamente el color de las paredes de una casa será necesario también tener en cuanta la dimensión del espacio. Para una sala pequeña será recomendable pintar en tonos fríos y no demasiado intensos para generar amplitud. En un espacio amplio se podrá jugar más con los colores incluso pintando cada pared de un color y así generar diferentes ambientes en un mismo espacio.

¿Un truco para ensanchar una habitación?

Si pintas una pared frontal en un tono oscuro y las paredes laterales en tonos claros conseguirás un efecto visual de ensanchamiento del espacio.

Truco para ensanchar las dimensiones de una sala

La orientación también es un factor a tener en cuenta porque nos aportará más o menos luz natural. Una casa con orientación norte nos pedirá más colores cálidos y pálidos para cubrir esa posible escasez de luz y una orientación más soleada nos permitirá elegir colores más fríos.

Otra recomendación es ser atrevidos y creativos y pintar cada estancia de un color. Así en nuestra casa habrá diferentes lugares que nos aportarán distintos estados anímicos y así podremos disfrutar de ella eligiendo en cada momento donde más nos apetezca estar.


Dormitorio con pared rosa de Banak Importa Arrasate

Esperamos que estos consejos hayan sido útiles y os ayuden a elegir el color perfecto para pintar las paredes de vuestro hogar.